El descubrimiento e invención de los mochicas, una cultura arqueológica de la costa norte del Perú

Conforme avanzan nuevas investigaciones y se afianzan vestigios arqueológicos, toma cuerpo la aseveración de varios científicos en el sentido que Moche fue para la cultura andina lo que Grecia lo fue para Europa.

Israel Tinoco Cano. Memoria para optar grado de Doctor.

Tras más de un siglo de investigaciones arqueológicas, en la actualidad no se ha alcanzado un consenso entre los especialistas respecto a la naturaleza de la organización política de Moche. Pese a los matices, existen tres modelos generales de Moche diferentes: 1) un solo Estado Moche expansionista; 2) un Estado territorial Moche en el sur y diversas entidades políticas regionales en el norte; 3) entidades políticas
independientes o ciudades-Estado a lo largo de los valles de toda la costa norte. A partir de las evidencias empíricas disponibles es mposible decantarse por alguno de estos modelos, y más cuando la orientación de los proyectos arqueológicos en activo tiende a concentrarse en la investigación desde una perspectiva regional. Por ello, en la última década esta problemática ha pasado a un plano secundario. No obstante, en lo que prácticamente todos los especialistas están de acuerdo es en el reconocimiento de
Moche como el primer Estado en América del Sur. Y este planteamiento teórico no es nuevo, sino que fue expuesto en la década de los cuarenta y es producto de la conceptualización de Moche como cultura arqueológica, es decir, como una entidad
étnica, social y política particular.
La primera parte de este trabajo se va a dedicar a plantear cuál es el estado actual de las investigaciones sobre la organización política de Moche. En este caso, la conclusión a la que se llega es que el disenso exhibido por los mochicólogos ante la posibilidad de elaborar un modelo teórico unitario, demuestra cierto agotamiento en la potencialidad heurística del paradigma estatal de Moche que pone en cuestión su hegemonía. Ante esta situación de parálisis en el progreso teórico que está viviendo esta importante temática en la Mochicología y dado que todo debate sobre si Moche fue uno, dos o ningún Estado resulta infructuosa, han surgido algunas voces reclamando un cambio de paradigma teórico. En todo caso, no se trata de inventar un innovador modelo que a todas luces sería sospechoso para los mochicólogos y que retrasaría cualquier vía de alcanzar un punto de encuentro. En cambio, en esta investigación se plantea la necesidad de revisitar esos espacios teóricos comunes y esas tradiciones de pensamiento que desembocaron en el descubrimiento e invención de los mochicas como cultura arqueológica de la costa norte del Perú. Es por esta razón que se ha optado por este título para la tesis.
Por consiguiente, una segunda parte del trabajo va a centrarse en una revisión bibliográfica de aquellas fuentes documentales de los pioneros de la arqueología mochica. La tendencia reciente de este tipo de investigaciones se ha dirigido hacia la búsqueda de informaciones muy puntuales que no cuestionaban aquellas interpretaciones originales por lo que, definitivamente, no se han orientado a explorar teorías alternativas. El resultado ha sido que todos aquellos investigadores que han emprendido investigaciones historiográficas han acudido a las mismas fuentes, los mismos datos y las mismas citas, por lo que más que una superación, ha supuesto una reelaboración de los inaugurales marcos teóricos. Teniendo en cuenta estas circunstancias, realizar una historiografía de las pioneras investigaciones sobre la cultura Mochica exigía, por un lado, una revisión minuciosa de las fuentes primarias y, por otro, contextualizar la producción teórica dentro de su corriente arqueológica.
Además, se ha recurrido a las propuestas de la filosofía de la ciencia, por cuanto proporcionan ciertos procedimientos que permiten analizar la estructura lógica de las teorías científicas dentro de marcos conceptuales más amplios denominados paradigmas, programas de investigación científica o posiciones teóricas.
Las conclusiones de esta segunda parte de la tesis se remiten fundamentalmente a lo que aquí se ha denominado el paradigma teórico larquiano, a saber, la cultura Mochica como un Estado teocrático, altamente centralizado y expansionista. En todo caso, estas conclusiones han sido realmente relevantes. Instituido en la tradición de la arqueología histórico-cultural y representado en los dos volúmenes de la obra
fundacional de la cultura Mochica, “Los Mochicas” (1938-1939) de Larco, el paradigma teórico larquiano no estableció un modelo estatal, sino que se dirigió a constatar la categoría de Civilización para la cultura Mochica. Fue, a mediados de los cuarenta, con la introducción por parte del Proyecto Valle de Virú del enfoque de la arqueología funcionalista y de modelos procesuales de cambio sociocultural cuando se reformularon las tesis de Larco y se concibió a la cultura Mochica como un Estado resultado del desarrollo evolutivo de la civilización hidráulica en los Andes Centrales. Es más, el primer Estado centralizado y territorial que consigna Gordon Willey en el marco de sus
investigaciones en Virú no es la cultura Mochica, sino la cultura Gallinazo. Incluso, cabe subrayar que todos los miembros del Proyecto Valle de Virú se mostraron cautelosos a la hora de confirmar las interpretaciones de Larco de la conquista de Virú por parte de los mochicas. Con todo, a principios de los años cincuenta, el paradigma histórico-cultural de la cultura Mochica había sido reforzado con las teorías
funcionalistas sobre el origen del Estado, que modificadas y refinadas son las que en la actualidad se presentan como modelos de organización política Moche.
Examinar las teorías de los inaugurales mochicólogos al interior de sus paradigmas, también ha permitido ver qué supuestos metodológicos, epistemológicos y ontológicos guiaron sus investigaciones e, igualmente, ha revelado ciertas problemáticas con relación al método científico como la objetividad, la racionalidad, el cambio progresivo o regresivo, la refutación o la corroboración.
En consecuencia, la tercera parte de nuestro trabajo se ha centrado en utilizar las herramientas de la filosofía de la ciencia para contrastar y evaluar las teorías a partir de las que se fundó el paradigma teórico larquiano. Aplicando una metodología de resolución de problemas de la filosofía de la ciencia, se han seleccionado aquellas interpretaciones actuales, que cuentan con mayor consenso académico y que mejor
adecuación empírica poseen, para contrastarlas con las teorías sustantivas que integraban el paradigma teórico larquiano. El recurso a estas “pruebas empíricas discernientes” ha sido concluyente, por cuanto en su mayoría las teorías que componen el paradigma teórico larquiano pueden ser refutadas. Es decir, de acuerdo a las evidencias con las que contaron las primeras generaciones de mochicólogos no cabe
corroboración posible a la concepción de los mochicas como unidad étnica, totalidad social, territorialidad, entidad estatal y militarismo. Esta evaluación experimental pone en cuestión la acepción de los mochicas como cultura arqueológica.
En todo caso, no hay refutación si no existe una teoría mejor. Por ello, en el último capítulo se presenta un paradigma teórico alternativo que está fundamentado a partir de la materialidad arqueológica que los pioneros de la Mochicología establecieron, y que sí puede ser confirmado empíricamente: cerámica de uso ritual, parafernalia de culto, arte religioso, espacios ceremoniales y áreas funerarias. La
interpretación más objetiva y concluyente posible ante estas evidencias deriva en que Moche fue un sistema religioso.
Ahora bien, así como Larco no publicó un esquema de fechas absolutas para la cultura Mochica, nuestro paradigma teórico, si bien presenta una corroboración empírica, es decir, una ausencia de anomalías, y una fertilidad teórica muestra una visión estática del desarrollo histórico de Moche, por lo que se debe considerar la transformación de sus funciones y organización a lo largo del tiempo – que en la
actualidad se estima en unos siete siglos (200-900 d.C.) –.
Finalmente, el trabajo de investigación realizado en esta tesis deberá servir para establecer nuevos puntos de partida que permitan que el conocimiento arqueológico sobre un tema tan complejo como la organización política Moche, pueda cimentarse en paradigmas progresivos en lugar de antiguos paradigmas regresivos.

Otras lecturas recomendadas:

Los mochicas habían convertido la desértica costa peruana del Pacífico en su hogar, pero las fluctuaciones climáticas arruinaron el delicado equilibrio ecológico que sustentaba su modo de vida. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/dramatico-final-civilizacion-mochica_6641

Nuevas perspectivas acerca del colapso Moche en el Bajo Jequetepeque. https://journals.openedition.org/bifea/3835

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s